martes, 20 de septiembre de 2016

Tips para utilizar tus herramientas eléctricas


Antes de darte unos cuantos consejos para que optimices la utilización de tus herramientas eléctricas, vamos a dejar claros algunos conceptos:

  • Las herramientas son objetos creados por los seres vivos para facilitar alguna acción, usualmente de la cotidianidad.
  • Las herramientas eléctricas son aquellas que funcionan con electricidad, “simulando” en cierta manera el movimiento mecánico que haría un ser humano al emplearla, haciéndolo de una forma más optimizada y precisa. Éstas suelen tener una máquina que recibe la electricidad y la convierte en movimiento (un motor), las cuales varían entre meramente eléctricas, hidráulicas y neumáticas. Un ejemplo claro y común de herramientas eléctricas es un taladro.
 
Vale aclarar también que muchas de las herramientas del tipo eléctrico suelen ser una “evolución” de las herramientas manuales, por ejemplo éste es el caso de los destornilladores y sierras eléctricas. Aquí te dejamos algunos Tips para utilizar tus herramientas eléctricas:

  1. Usa herramientas que sepas manejar, esto se aplica a todo tipo de herramientas, utilizar sin ayuda un instrumento que no hemos aprendido a manejar puede traernos accidentes, especialmente con herramientas conectadas a la electricidad como taladros que pueden hacernos mucho daño si no las usamos bien.
  2. Cabello amarrado y ropa ajustada, cuando utilizamos herramientas eléctricas, especialmente aquellas que giran como en el caso de los destornilladores, existe la posibilidad de que nuestro cabello o nuestra ropa se enrede en la herramienta provocando un accidente o al menos  el tener que cortar o botar algo. Para evitar esto no uses tu cabello suelto y ponte ropa que no te quede holgada.
  3. Desconecta la herramienta en mantenimiento, cuando vas a cambiar las bases o brocas de un destornillador o un taladro, por ejemplo, dado que suelen estar conectados a la corriente, lo primero que debes hacer es desconectarlos, no vaya a ser que por un descuido al cambiar una pieza o limpiarlos actives la herramienta y te causes una herida.



Los mejores alimentos para recibir el invierno

El invierno ya llegó y con él las temperaturas bajas y el frio. Para hacerle frente a estos días fríos, las  personas no sólo optan por abrigarse, y ponerse un abrigo arriba del otro, sino que además suelen acudir a alimentos ricos que ayuden a paliar el frío. Frente a todo esto la silueta y los kilitos de más, suelen ser un tema secundario.
Es este el motivo por el que muchas personas engordan en el invierno y cuando empiezan las temperaturas más altas, la primavera y el verano, se empiezan a preocupar por cómo recuperar su peso. Si este año te decidiste y no quieres volver a aumentar de peso con el frío, en el día de hoy en Secretos Para te queremos dejar unos secretos para no engordar durante el invierno. No descuides el ejercicio
No sólo en verano hay que poner énfasis a las rutinas de ejercicios, sino que durante el invierno también debemos continuar con ellas, y no abandonarlas, mucho menos por el frío. Además, esta es la manera de evitar que cuando se acerque el verano, tengamos que internarnos en el gimnasio o empezar con dietas súper restrictivas para llegar con una buena silueta.
Es importante no perder de vista, que las fluctuaciones en el peso no sólo repercuten en la apariencia del cuerpo, sino también en la salud.

Las frutas y verduras, también en el invierno

En el invierno las frutas y  las verduras también pueden ser una comida posible, y no pensar que ellas sólo son cosa de verano, porque son frescas.  A su vez, si se pretende seguir una dieta nutritiva y equilibrada, ellas necesariamente deben estar presente en la alimentación.  También se tiende a relegar su consumo porque  cuando se habla de verduras lo primero que se hace es relacionarlas con las ensaladas, como si fuera el único plato posible para incluirlas. En realidad no, también se pueden hacer con ellas platos calientes, por ejemplo hacer purés, cocinar las verduras al vapor o azadas, hacer budines, etc.
Ahora hablemos un poco de las frutas. Ellas también tienen que estar en la dieta de invierno, ya que tienen muchos nutrientes esenciales para el organismo. Una opción para comerlas también en platos calientes, es hacer compotas o frutas asadas.

De entrada sopa

La sopa es ideal para comer en invierno, no sólo porque tiene pocas cantidades de calorías, sino que además con ellas podemos incorporar verduras y agua.
El secreto para no engordar en invierno viene de la mano de la sopa, ya que ellas debemos beberlas como entrada, antes del plato principal, ya que esto reduce el apetito y entonces hace que se coma menos en el plato siguiente y por lo tanto se incorporan menos calorías

Si a las pastas y legumbres

Tanto las pastas como las legumbres, son alimentos que deben estar presentes en la dieta de invierno. Vale señalar que estos alimentos, por sí solos no hacen aumentar de peso, ya que una persona engorda producto de la suma de alimentos que se comen en el día, en función de sus calorías. Entonces si debemos incorporarlas a las dietas, pero hay que tener cuidados en las porciones para no excederse. Además las pastas, conviene acompañarlas con salsas que sean naturales, que incluyan verduras y salsa blanca en lugar de crema. Respecto a las legumbres, también se aconseja acompañarlas con verduras, como zanahoria y calabaza.

Por último los lácteos


Es común que durante el invierno los lácteos estén más presentes en la dieta. Para no sacarlos y al mismo tiempo evitar aumentar de peso, el secreto está en reemplazar los enteros por descremados.


Un consejo patrocinado por Eurofrits